Nothing can be explained (Mike WYZGOWSKI)

Llueve.

Las nubes ocultan la luz del sol.

Estás solo.

Nadie se preocupa por ti, nadie te quiere, eres invisible para toda esa multitud indiferente que pasa de largo.

“Nothing can be explained” es la canción suprema sobre el desamparo y la desesperanza; incluso sin saber lo que decía la letra (arriba te he dejado una versión con subtítulos), esta canción me estrujó el corazón cuando la vi en “Bleach”.

Un momento, ¿en “Bleach”? Ciertamente que algo como esto aparezca en un shonen de peleas con espadas de Dioses de la Muerte que exudan presunción y afectación llama mucho la atención, pero es que antes de convertirse en eso, “Bleach” tenía una profundidad emocional importante… que perdió por el camino. Tal vez víctima de su propio éxito.

Bleach.jpg
Una abundante muestra de los personajes de “Bleach”, a cada cual más extravagante

“Bleach” (por si alguien no la conoce) nos cuenta la historia de Ichigo Kurosaki, un chaval de instituto cuya madre murió hace tiempo en extrañas circunstancias. Pese a los denodados esfuerzos de su padre, la familia sigue acusando la falta de la madre, pero todo esto cambiará en breve. Resulta que Ichigo tiene el talento de ver e interactuar hasta cierto punto con fantasmas y los fantasmas tienen depredadores: los Huecos, seres también invisibles para el mundo humano. Y ahí es donde entran los Dioses de la Muerte, los encargados de exterminar a los Huecos. Por supuesto, esto salpicará a Ichigo, convertido en exterminador de Huecos a su pesar.

Ciertamente, una historia muy manida, pero la canción es buenísima.

Anuncios

Empress

empress_portada.jpgHace 65 millones de años ya existió una civilización avanzada que dominó la Tierra; sí, con dinosaurios y todo. Durante mucho tiempo, las rivalidades internas provocaron varias guerras devastadoras hasta que Morax aplastó a todos los bandos implicados. Se erigió entonces como un terrible dictador a escala galáctica gracias al pánico que consiguió provocar en todo el mundo y que mantiene muy vivo con su tiranía brutal. En cierto momento conoció a una mujer llamada Emporia en un bar y se casó con ella; tuvieron tres hijos, tres niños que tienen que crecer en el espantoso régimen de Morax.

Emporia, a pesar su vida privilegiada, decide huir para proteger a sus hijos; la acompaña Dane, un guardaespaldas asignado por su marido que es devotamente fiel a su protegida. Pero Morax no va a permitir que su familia le ponga en ridículo, lo que derrumbaría su poder basado en el miedo, y saldrá en su persecución eliminando a todo testigo imaginable sin importar quién sea.

Empress_Morax,_padrazo.png
Morax, padre del millón de años

Leer más “Empress”

Los peligros de la construcción de mundos

La semana pasada hablamos de los problemas que tenían mis notas y lo que había aprendido durante el NaNoWriMo para mejorarlas y, sobre todo, no caer en el exceso de planificación. Y también te dije que ésta tenía una prima hermana: la construcción de mundos.

diablilla
Déjate arrastrar por mi mirada seductora

La construcción de mundos (el famoso worldbuilding) es un peligro tremendo que no sólo afecta a los escritores de fantasía y ciencia ficción, aunque es bien cierto que, al no tener los límites de la realidad, puedes adentrarte mucho más profundamente en este denso bosque y perder completamente de vista la salida.

Antes de nada, conozcamos a nuestro enemigo. La construcción de mundos es la creación del marco espacial y temporal en el que sucede tu historia: hablamos de época, lugares, costumbres, cultura, religiones, idiomas… y no hay fin alguno a la vista, puedes diseñar hasta el papel higiénico si quieres y acabar como este chico:

hombre-agobiado-mirando-un-monton-de-papeles-con-una-mano-en-la-frente_1187-3111
Tengo una tesis doctoral sobre mi mundo pero ninguna historia que contar en él

Ojo, esta entrada no es un ataque contra la construcción de mundos. Hay escritores que son excelentes creando mundos interesantes y sólidos, capaces de sumergirnos en esas realidades distintas sin atragantarnos con la información. Lo mejor en este sentido que he leído recientemente es la serie Nacidos de la Bruma del prolífico Brandon Sanderson; reseñé aquí su primera novela, El Imperio Final, hace ya un tiempo. Créeme, es una excelente lectura y un mundo tremendamente bien construido, el problema es que no todos somos Brandon Sanderson y la construcción de mundos puede convertirse en un problema grave.

Leer más “Los peligros de la construcción de mundos”

“Pillars of Light”, de Siddhartha Barnhoorn

Hoy toca cambiar de tercio. Tras las músicas intensas y épicas que te he ido recomendando, vamos a sumirnos en un remanso de paz en las profundidades del espacio siguiendo el son de este compositor de Países Bajos cuyo nombre no pronunciaré aquí… no porque esté en la lengua de Mordor, sino por su dificultad.

El señor Barnhoorn, completamente desconocido para mí hasta hace unos días, tiene una dilatada carrera profesional a sus espaldas haciendo, por ejemplo, bandas sonoras para diversos medios. De todo ello me suena un pequeño videojuego independiente de 2013: The Stanley Parable. Acompañado por un narrador con cierta ironía, ibas caminando siguiendo sus instrucciones… o no; lo gracioso era que el narrador reaccionaba ante tus elecciones e intentaba hacerte volver al itinerario marcado, pero eras libre de no hacerle caso, cosa que le molestaba (y te lo hacía saber).

Pero volvamos a nuestro viaje a las profundidades del espacio. Como te comentaba, la recomendación de esta semana no te acelerará el corazón, sino todo lo contrario. Hoy toca relajarse y nada mejor que los sones ambientales de este disco para ello. Sumerjamos nuestras mentes en esas imágenes que empequeñecen todo lo que nuestras cabecitas son capaces de concebir y pongámonos trascendentales (o aprovechemos este estado de ánimo para abordar tareas que requieren toda nuestra concentración).

El espacio
La Nebulosa de la Hélice

¡Que lo disfrutes!

La plataforma Bandcamp nos permite a los consumidores escuchar buena música gratuitamente y es una excelente manera de catar lo que puede interesarte para poder comprar con garantías. ¡Si te gusta, recuerda apoyar a Siddhartha Barnhoorncon tu cartera para que siga deleitándonos con su música!

La maltratada “Star Wars: Los últimos Jedi”

Los últimos Jedi“Los últimos Jedi” empieza justo donde terminó su predecesora: con Rey tendiéndole el sable de luz a Luke, que no suelta ni prenda. Intenso duelo de miradas: suplicante ella; atormentado él; títulos de crédito. Pero resulta que Luke no se ha olvidado milagrosamente de que se marchó por algo y se niega a dejar su retiro para involucrarse en la guerra, no hablemos ya de aceptar a Rey como aprendiz. Pero su figura legendaria, amén de sus poderes, son fundamentales para la Resistencia y la propia Rey necesita que alguien la ayude con la Fuerza que crece en su interior.

Por su parte, la Rebelión Resistencia se ha visto expuesta y la Primera Orden lanza una flota contra su base. Poe Dameron (el mejor piloto de la Resistencia) se lanza todo heroísmo contra los destructores enemigos y cree salvar la situación, pero con un gran coste humano. La Resistencia huye, pero es alcanzada inmediatamente por la flota enemiga; se establece entonces una agónica persecución con las naves de aquella quedándose sin combustible una a una para quedar a merced del fuego de la Primera Orden.

Luke
A otro perro con ese sable láser

¿Cómo es la Primera Orden capaz de rastrear tan perfectamente a la Resistencia? ¿Hay un traidor a bordo de las naves de nuestros héroes? ¿Y qué va a ser de los buenos sin Luke? ¿Será cierto que asistiremos al fin de la orden Jedi cuando el reverso tenebroso es cada vez más poderoso?

 

Voy a serte sincero: no pensaba escribir esta recomendación. ¿Por qué? Porque la franquicia es tan enorme y ha generado tantos ríos de tinta que ¿para qué molestarse en escribir un articulito que no va a tener relevancia alguna? No obstante, para mi estupor, resulta que hay una legión de fans cargando contra esta película y ver la siguiente clasificación me ha hecho cambiar de opinión.

clasificación pelis sw
¿La infame trilogía de JarJar Binks con notas similares y mejores que “Los últimos Jedi”? ¿En serio? Por cierto, la fuente es esta.

Por favor, dale a “leer más”.

Leer más “La maltratada “Star Wars: Los últimos Jedi””

El gran problema de mis notas como escritor

Simplemente elegir el título de este artículo ya me ha costado un poco. Iba a llamarlo “Cómo escribir tus notas literarias”, “Cómo aprovechar al 100% tus notas literarias” o algo así, pero no he querido caer en uno de los errores que comenta Jaume Vicent en Excentrya, así que sigamos con la línea original de esta sección, que no es decirle a nadie cómo escribir, sino comentar lo que he aprendido.

¡Vamos allá!

Te comentaba la última vez que había caído en el pecado de la ultraplanificación al olvidar que soy un escritor de brújula, lo que me había dejado sin capacidad creativa y me había arrojado al dique seco literario de malas maneras. Y ahí estuve años.

diablillo
¡No puedes escribir sin planificarlo todo!

Durante el NaNoWriMo tuve uno de esos momentos de lucidez en los que una puerta se abre en tu mente y das un paso adelante. Me encontraba escribiendo una idea para mi novela y ya se me estaba llevando el demonio de la ultraplanificación a su terreno cuando lo vi: no necesitaba NADA de toda aquella verborrea para escribir lo que quería contar.

papeles
Acabas así y sólo querías escribir una novela o un relato

Así que he condensado en unos principios lo que, en mi humilde opinión, debería ser una nota literaria:

  1. Principio de cutredad: tus notas para escribir son para escribir, nada más, así que hay que descartar totalmente cualquier preocupación por la forma. ¡No te recrees con ellas, que las vas a desechar más tarde! Así que, que se note que anotar algo para escribir y escribir propiamente dicho son cosas muy distintas: di qué pasa en un momento, no hagas una sinopsis como si fuera un análisis o una crítica literaria.
  2. Principio de precisión: ve al grano o acabarás desbordado. Evita abstracciones e imprecisiones y no te comas el coco de esta forma: “porque lo que esta escena debe transmitir es el dilema metafísico del ritual de apareamiento del cordero azul de MiReinoInventado”. Estas notas no sirven para nada y además es muy fácil que acabes yéndote por las ramas (aún más). Lo peor de lo peor es que, tras leerlas, te quedes extrañado, lo que es muy probable que te corte el rollo creativo.
  3. Principio de economía: las notas deben ser breves; cuanto más simples y breves, más rápidas de leer y (en principio) de aplicar. Si escribes demasiado, vas a querer meter ese exceso de información en tu novela y no va a funcionar, así que, si decides bien, cortarás por lo sano pero te quedará un mal sabor de boca. Además, una nota muy larga da pereza leerla y seguramente te va a sacar de ese estado especial que te permite crear.

Espero que estos sencillos consejos te ayuden a orientar tus anotaciones y, recuerda, estas son cosas que yo he aprendido que me son más útiles: puede que te sirvan o que tú necesites ir en la dirección opuesta.

La próxima semana te hablaré de la prima hermana de la ultraplanificación.

La banda sonora de “Lucy”

Hace un tiempo ya te mencioné esta banda sonora que te propongo hoy. La verdad, me parece que es lo suyo hacerle justicia con una recomendación como es debido, ya que es una gran banda sonora.

“Lucy” es otra película de ciencia ficción de Luc Besson, perpetrador de “Valerian y la ciudad de los mil planetas”, pero es una peli que me encanta. Nos cuenta la historia de Lucy, una chica un tanto atolondrada que acaba de mula de unos traficantes de drogas; esto, muy peligroso ya de por sí, acaba con consecuencias inesperadas cuando la bolsa que transporta en su vientre se rompe… bolsa que contiene una sustancia experimental que dispara la capacidad cerebral de nuestra protagonista.

La canción que te traigo como muestra es la que acompaña al momento en el que la sustancia entra en la sangre de Lucy y revoluciona su organismo, una secuencia un tanto loca pero muy efectiva. No obstante, Serra es más que suficientemente versátil como para darnos algo más que canciones trepidantes, como podrás escuchar aquí debajo.

Como ya te dije en la antirrecomendación de “Valerian”, a mí Eric Serra no me deja frío jamás, así que dale una oportunidad a esta banda sonora y, cómo no, a la película a la que acompaña.